sábado, 7 de julio de 2012

CAMPAÑA INTERNACIONAL "STOP DSM"




Debaten si hay que medicar

a los niños hiperactivos


Una campaña internacional combate la tendencia a
recetar medicamentos a pequeños con dificultades de
comportamiento en la escuela o en la casa

Publicado en rosario3.com

"Vivimos en una época en la que niños y adolescentes
suelen ser etiquetados y medicados por moverse en clase,
atender a cuestiones diferentes a las que se espera y no
obedecer. Se medicaliza el malestar infantil y adolescente
pensando, desde lógicas reduccionistas, en problemas
complejos". De esta manera se presenta -vía web- la
campaña internacional llamada "Stop DMS", impulsada
por un grupo de profesionales que trabajan en torno a la
patologización y medicalización de niños y adolescentes.

La iniciativa, implementada como un foro, ya se ha
realizado en lugares como Brasil o España para convocar
a psicólogos, psiquiatras, pediatras, neurólogos y
psicopedagogos -entre otros- interesados en la temática.

"Nos encontramos con niños que por presentar dificultades
en la escuela o en el ámbito familiar son rotulados y
medicados de un modo inmediato, sin que nadie los haya
escuchado primero, sin referencias a su contexto y a su
historia. Y sin ningún intento de comprender sus conflictos
ni de ayudarlos de otras maneras", explican.

"Yo estoy con el movimiento del forum contra la
medicalización de la infancia, que comenzó en Barcelona.
Inicié la movilización porque he podido ver que miles de
niños están siendo diagnosticados y medicados con
psicotrópicos por un supuesto diagnóstico de Trastorno de
Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH), que inventó
un manual de psiquiatría (conocido como DMS, de ahí el
nombre de la campaña) que actualmente se utiliza todo el
tiempo en los espacios de salud mental públicos y privados",
expresó Verónica García, psicóloga clínica especialista en
infancia y principal impulsora de la versión mendocina del
foro internacional.

Según explica la profesional, hay neurólogos infantiles
que recetan ritalina o fluoxetina para que el pequeño preste
atención y haga las tareas. "Estos médicos medican a partir
de hacer unas simples preguntas a los padres del paciente,
sin profundizar en lo que realmente le está pasando. El
problema es que esas drogas tienen efectos secundarios
muy negativos y algunos son de por vida. Recurren a la
medicación como primera instancia, borrando la historia
familiar y escolar del niño, su subjetividad. Eso es lo
más peligroso", detalló García, al tiempo que remarcó que
muchos niños están siendo psico-medicados y no lo
necesitan.

Según el "Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos
mentales (DSM-IV)", el Trastorno de Déficit de Atención
es una patología neurobiológica que se expresa, sobre todo,
a través de manifestaciones en la conducta, y constituye uno
de los problemas más comunes de la infancia.

Tal cual define este manual, las tres características principales
del déficit o trastorno son: inatención, impulsividad e
hiperactividad.

En tanto, la Fundación de Neuropsicología Clínica (FNC),
que funciona en Buenos Aires y basa varios de sus estudios
en la terminología utilizada en el DSM, asegura que "los niños
que padecen este síndrome suelen tener un rendimiento escolar
inferior al que les correspondería por su capacidad intelectual.
El 30 por ciento repite por lo menos un grado escolar, y suelen
tener dificultades para cumplir con las pautas y responder a los
límites que se les pone en casa y en la escuela".

Fuente: Los Andes – Mendoza



Información y firma del manifiesto aquí:

http://stopdsm.blogspot.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada